Actividades con cuencos tibetanos en colegios


El pasado 18 y 19 de abril estuvimos en el Colegio Público Los Ángeles, en Torrelodones, enseñando a un total de 160 niños aproximadamente de entre 10 y 13 años el interesante y novedoso sonido de los cuencos tibetanos y algunos otros instrumentos del norte de la India. 

En la actividad, llevada a cabo desde la Asociación de Padres de Alumnos, se les explicaba su origen ancestral, para qué se utilizaban en el Tibet, cómo suenan en función del tamaño (más graves o más agudos), porqué vibran (llenamos un cuenco con agua y observaron cómo físicamente la vibración hace saltar todo el agua), sus beneficios a nivel físico y mental (lo comprobaron en primera persona ya que realizamos un pequeño viaje sonoro) y cómo relajan y se utilizan para meditar y tener la mente en blanco permitiendo estar un rato sin pensar en "sus problemas y responsabilidades" ya que el ser joven y niño no implica directamente no tener preocupaciones. 

A tod@s les encantó, cuando escuchaban por primera vez el sonido y antes de haberles dicho que solo escucharlos relajaba, ellos mismos ya nos lo decían. 

¡Muchos de ellos estaban tan interesados en incorporar un cuenco a su vida y aprender a hacerlo cantar que nos preguntaron donde poder comprarlo y tener uno para poder tocarlo!

Además, uno de los muchos beneficios que produce la Sonoterapia y es explicado por la Neuropsicología es la creación y fomento de nuevas sinapsis neuronales gracias a la escucha de los armónicos del sonido, ayudando también a tomar conciencia corporal y relajarse unos minutos consiguiendo extender esta sensación a lo largo de todo el día ya que generan ondas cerebrales alfa, que son las que se dan en estados de relajación y semiconsciencia.

Los profesores que pasaron con los alumnos estaban encantados con los cuencos y con la relajación que generaban a sus alumnos, ¡ellos también querían uno para sus clases!
Cuando la actividad acababa, ninguno quería ir al recreo, preferían quedarse con nosotros y preguntarnos, tocar los cuencos, o volver a tumbarse en el suelo y continuar disfrutando de la relajación que les generaba.

¡Fue una gran experiencia y la llevamos a cabo con muchísima ilusión! 

Creemos que es interesante e importante que desde pequeños se nos enseñen y faciliten las herramientas necesarias para poder aprender a relajarse y meditar o tener la mente en blanco... ¡ojalá esto nos lo hubieran enseñado también a nosotros en nuestra infancia!

¡Aquí os dejamos algunas fotos de la experiencia, hemos difuminado las caras de los niños, pero esperamos podáis intuir sus rasgos de fascinación y sorpresa! 


Si quieres que realicemos esta actividad en el colegio de tus hij@s, sobrin@s, prim@s, conocid@s,... ponte en contacto con nosotros escribiendo un mail a guy@afinateconlavida.es 











Copyright © 2014 Afínate con la vida